Vidau tinto añada 2005

D.O.C. Rioja Vino Tinto 14% 2005
38,50 Botella 75 cl IVA incl.

I. VA­RIE­DA­DES:100% Vi­dau.

II. GRA­DO AL­COHÓ­LI­CO:14% Vol.

III. CRIAN­ZA:10 me­ses en ba­rri­cas de ro­ble Fran­cés.

IV. ELA­BO­RA­CIÓN:La uva pro­ce­de del pa­go “Cues­ta la Reina” pro­pie­dad de la bo­de­ga con vi­ñas de 80 años de edad me­dia. La co­se­cha ma­nual se lle­vó a ca­bo en el mes de Oc­tu­bre . En el pro­ce­so no se uti­li­zó nin­gún sis­te­ma de bom­beo, so­lo la gra­ve­dad pa­ra no da­ñar la fru­ta. La fer­men­ta­ción se reali­zó en de­pó­si­tos de ace­ro inoxi­da­ble con le­va­du­ras au­tóc­to­nas del pro­pio vi­ñe­do, con­tro­lan­do la tem­pe­ra­tu­ra. La du­ra­ción to­tal de la ma­ce­ra­ción fue de 32 días. Una vez des­cu­ba­do, en Di­ciem­bre, el vino pa­só a ba­rri­cas de ro­ble Fran­cés Allier y ro­ble Ru­mano dón­de fue tra­se­ga­do en 5 oca­sio­nes. Se em­bo­te­lló en Ju­nio (2 años des­pués) , per­ma­ne­cien­do en bo­te­lle­ro 12 me­ses an­tes de po­ner­se a la ven­ta.

V. CA­TA:Co­lor ro­jo ce­re­za muy cu­bier­to. Aro­mas in­ten­sos con no­tas

de fru­tas ma­du­ras, es­pe­cias, bal­sá­mi­cos y ma­de­ra bien en­sam­bla­da. Car­no­so y sa­bro­so en bo­ca, bien equi­li­bra­do, y tá­ni­co. Fi­nal lar­go lleno de ma­ti­ces con pre­do­mi­nio de fru­ta ma­du­ra y no­tas de crian­za.

VI. PLA­TOS RE­CO­MEN­DA­DOS:Acom­pa­ña­rá per­fec­ta­men­te los que­sos cu­ra­dos, car­nes de va­cuno, asa­dos, ca­za ma­yor y me­nor, co­ne­jo, per­diz, ja­ba­lí, cier­vo o cor­zo e in­clu­so car­nes en sal­sa con es­pe­cias.

EL TIEM­PO Y LA PA­LA­BRA:Con la pa­la­bra Vi­dau de­no­mi­na­ban nues­tros an­te­pa­sa­dos a aque­llas fin­cas con vi­des de di­fe­ren­tes va­rie­da­des. Una pa­la­bra, un con­cep­to que Bo­de­gas Es­cu­de­ro ac­tua­li­za des­de el pa­sa­do y pro­yec­ta ha­cia el fu­tu­ro. De la me­jor se­lec­ción de uvas más ma­du­ras de es­tos vie­jos vi­ñe­dos, sur­ge un vino agra­de­ci­do y sin­ce­ro, muy com­ple­jo y muy na­tu­ral. Un vino que se hun­de en las raí­ces de la tra­di­ción y evo­ca en el tiem­po el re­cuer­do de to­do aque­llo que per­du­ra.